domingo, 8 de junio de 2014

De Reformar la Constitución y del Sprint de la Corona



Cambiar la Constitución Española puede ser un periplo comparable a la Odisea del mismo Ulises. Existen dos vías para modificar la Constitución: la del Artículo 167 y la del Artículo 168.

La reforma en materia económica que aplicó en 2011 el Gobierno Zapatero con apoyo del PP, que versaba sobre el artículo 135, se ajustaba a lo previsto en el artículo 167, y requería una mayoría del 60% de senadores y del 60% de congresistas; o bien, la mayoría absoluta del Senado y un 66% de miembros del Congreso. Adicionalmente, la Constitución permitía someter a referéndum la reforma si así lo solicitaba un 10% de congresistas o un 10% de senadores. Lamentablemente, nadie del PP ni del PSOE lo hizo. Por su parte, la suma de todos los miembros que no eran ni PSOE ni PP no llegó a ese 10%. Tomemos aquí buena nota de las perversiones del bipartidismo y de no votar terceras alternativas.

La segunda vía para reformar la Constitución se reglamenta en el artículo 168, cuyo abasto son el Título Preliminar (Enumeración general de la forma de Estado, símbolos, lenguas, partidos políticos, etc.), el Título I, Capítulo II, Sección 1ª (“De los Derechos Fundamentales y de las Libertades Públicas”), y el Título II (“De la Corona”). Cambiar una sola palabra en esta parte de la Constitución requiere aprobación de la propuesta por el 66% del Senado y el 66% del Congreso, disolución inmediata de las Cortes, nueva aprobación por parte de las nuevas Cámaras con el mismo porcentaje, y referéndum popular final.

Todo un blindaje: si la reforma constitucional se plantea inmediatamente después de unas elecciones, encontraríamos un escenario en el que las Cortes se resetearían 2 veces en un breve espacio de tiempo.

Si hacemos converger la legalidad española descrita con el “Sprint” real en la Sucesión a la Corona de España un año antes de lo previsto, podríamos interpretar que ese año adelantado que nos colocaría alrededor del antes y después de las Elecciones Generales al Parlamento español, puede tener mucho que ver con la precipitada abdicación del Rey.

Durante el próximo año se celebrarán las Elecciones Generales, donde tendremos un desesperado PSOE; un cada vez más débil PP; y fuertes alternativas sociales al bipartidismo mayormente no pro monárquicas. Por otro lado, estarían Catalunya y el País Vasco forzando la máquina para conseguir bien la Independencia, bien un cambio constitucional importante, que pudiera afectar al artículo 168 de la Constitución. Una situación política delicada para realizar un cambio de Rey, en el que los apoyos a Felipe VI no estarían garantizados; y por lo tanto, mezclar la Sucesión al Trono con un cambio constitucional según el artículo 168, significaría para Felipe VI estar en el sitio más equivocado en el peor momento posible.

Pero los buenos estrategas se adelantan a los problemas. Cuando dentro de 1 año llegue el tsunami político de las Elecciones Generales a España, y se manifieste el gran cambio político y social de izquierdas que muchos deseamos, Felipe VI estará ya sentado en el trono cuando se aborde la Constitución, contento y feliz con su familia. Lo único que cabrá cuestionar entonces serán los vestiditos de la nueva Reina, lo guapa que es, o lo campechano que es el nuevo Rey.


Luis Díaz

9 comentarios:

  1. Pues si, las cosas no se hacen por casualidad, y menos estos expertos en prolongar el vivir de la sopa boba. Esperemos que pronto tengamos un parlamento diverso y democrático.
    Un abrazo Luís,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Miguel Angel,

      Yo tengo esperanzas este 2015 de que la izquierda alternativa y social de la sorpresa.

      Un abrazo. Luis

      Eliminar
  2. Yo también tengo grandes esperanzas de que, el Parlamento después de las próximas elecciones, sea diverso y que los partidos de izquierda, por una vez, vayan unidos. Este es el tema más prioritario. Monarquía o República no es tan urgente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí decimos "de mica en mica s'omple la pica", es decir, poco a poco todo llega.

      Un saludo Isabel.

      Luis

      Eliminar
  3. te lo publico en mi facebook ok ??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Evaristo por la difusión.
      Un saludo. Luis

      Eliminar
    2. Perdona, eres Evarist :)

      Luis

      Eliminar
  4. Interesante y presumiblemente acertado análisis, Luis.
    Un abrazo
    :-)

    ResponderEliminar